Hoy, hace 7 años del día que cambió mi vida para siempre…

Recuerdo perfectamente las 14,50 de la tarde del 29 de Septiembre de 2009. En ese momento decidí avanzar unos pasos más para ver lo más bonito que he visto nunca: ví por primera vez esa cabecita linda asomando, esa personita me hizo padre para toda la vida.

Fueron 12 horas intensas y mágicas de parto, ocurrió de todo en ese tiempo: The Beatles, velas, agua, Dulce Pontes & Ennio Morricone, bañera, susurros, Brazzaville, acompañamiento… incluso hasta un amago de parada de parto, y recuerdo que pensé: “No puede ser, después de todo este tiempo aquí, no puede terminar en cesárea…”.

En ese mismo momento en que dudaba, justo cuando una lágrima estaba a punto de caer por mi mejilla, volvió a reanudarse todo sin dilación, sin marcha atrás.. dos personas se conjuraron para sacar adelante ese parto supuestamente parado, aunque he confirmado que, para estas dos personas, no hay nada que se les resista.

De una de ellas, ya lo tenía claro desde hacía tiempo. En muchas ocasiones me ha demostrado que todo es posible si no se piensa en que es imposible.

A la otra persona aún no la conocía, y esa era su primera demostración de fuerza, de energía, de ímpetu hacia lo posiblemente imposible para otros… y hoy que la conozco, doy fé de que sigue pensando/creyendo que no hay nada imposible siempre que lo desees con el corazón.

.

Feliz Cumpleaños

¡¡7 años ya!!

Estos 7 años han dado para muchísimas cosas en todos los sentidos.

Aquellas primeras horas en el hospital, llegar a casa el primer día convertidos en familia, la lactancia frustrada y la relactancia feliz, tus primeras sonrisas sinceras, tus expresiones y conversaciones, frases increíbles y razonamientos demoledores, esos bailes y canciones, tu mirada que atraviesa y esa risa…

Mi paternidad está siendo muy intensa a todos los niveles, mis valores se han vuelto del revés y en muchos momentos pienso que aún no ha terminado de darse la vuelta completa el calcetín. Desde ese día, muchos cambios se han dado en mi vida, y estoy seguro que no han terminado… ¿donde me llevará todo esto?

Desde el primer día me enseñaste que no todo es como deseamos o nos gustaría, hay que ser más flexibles y abrirnos a lo que la vida nos depara, fluir que se dice en muchos círculos y que no es tan sencillo de hacer.

Sé que no siempre he estado a la altura de lo que has requerido, y me miro y sigo caminando, revisándome e intentando mejorar para lo que tu esperas y necesitas. Y mientras tanto, hoy que vuelvo la vista atrás, me doy cuenta donde está el hombre que fuí y donde se encuentra el hombre que me gustaría ser… y camino hacia él.

¡Qué bonito y a la vez dificil está siendo este viaje! Aprendizaje continuo a tu lado, cada día, en cada minuto de estos 7 años..

Vaya lección de vida me estás dando cariño, gracias por enseñarme a descubrir el mundo desde otro prisma, con una mirada diferente, con revisión y atención continua.

Eres un regalo de la vida, eres luz, eres sol y luna… eres tú, único.

Te quiero amor mío.

Deja un comentario


ÚLTIMAS ENTRADAS